5 de febrero de 2013

Estimado Fernando

Estimado Fernando:

No he podido evitar leer tu "carta" en facebook sobre la situación actual y me gustaría darte la respuesta pormenorizada que mereces. Creo que todos coincidimos con el primer párrafo, "salvo algunas cosas" ;).

Resulta indignante, por no decir humillante, ver la situación en la que se encuentra la clase dirigente de este país. Un Jefe del Estado cuestionado por las actuaciones de su yerno y su hija. Un  Presidente del Gobierno cuestionado por haber tenido un tesorero corrupto. Una Ministra que recibió regalos (globos, viajes y juaguar) de una trama de corrupción. Un Ministro de Hacienda que permite a compañeros del partido blanquear el dinero negro que tenían en Suiza. Otro Ministro de Justicia que indulta a todo político corrupto que se le pone por delante y a varios asesinos, limita el acceso gratuito de la Justicia y pone a toda la judicatura en su contra (huelga para dentro de nada incluida). La Alcaldesa de la mayor ciudad del país cuestionada (heredo el puesto hace un año del actual Ministro de Justicia. UN Ministro de Educación obcecado con hacer el ridículo destrozando un sistema educativo que ya dejaba mucho que desear Dos Presidentes de comunidad autónoma (Cataluña y Andalucía  implicados de manera indirecta en graves escándalos de corrupción sistémica. Por no hablar de los casos de corrupción que aun están siendo investigados del anterior Gobierno.

A continuación te haces la pregunta que nos deberíamos hacer todos: ¿Hubiera sido mejor con otros? (PSOE, IU, UPyD, etc...)

Y aquí es donde ya no coincidimos. 

Empezaremos con algo sencillo, te propongo que hagas esta reflexión: ¿El PP que se presento a las elecciones es el mismo que ha ganado? ¿Puede un partido ganar unas elecciones con un programa electoral  y en cuanto alcanza el Gobierno tirarlo a la basura y continuar haciendo lo mismo que el Gobierno anterior al que tanto criticaba?

Pasemos a la parte más interesante, cuando empiezas a hablar de UPyD (Dios, no cuesta tanto poner la "y" entre la P y la D). Te haces la misma reflexión que muchos años atrás ya se hicieron muchos. Hablas de UPyD como "una eterna promesa". ¿Pero no son los cambios siempre un promesa que parece irrealizable al principio? ¿Se imaginan qué cuando la electricidad era una eterna promesa nadie hubiera decidido invertir en ella? ¿Y cuándo lo era el avión? ¿O los ordenadores?

Sí has leído las propuestas de UPyD se pueden resumir en muchos casos con dos palabras "sentido común". ¿Aplicar en la política el sentido común es una quimera irrealizable? Adolfo Suárez trajo entre sus brazos "una eterna promesa" y ha sido la época de mayor esplendor para los ciudadanos de este país en siglos. Lincoln también propuso "una eterna promesa" como la abolición de la esclavitud y con mucho esfuerzo logro hacerla realidad.

Supongo que ante los grandes retos que parecen imposibles hay dos opciones, no arriesgar y nos quedamos como estamos o jugártela y luchar para que lograr que este país mejore.

Ahora vamos a por el último párrafo, donde estamos muy de acuerdo (optar por votar a UPyD y apoyar su proyecto por si solo no sirve). Nos han acostumbrado a pensar que toda la relación que existe entre los ciudadanos y sus gobernantes en una democracia son las elecciones cada cierto tiempo. Y entre elecciones el problema es suyo, ya cumplimos votando. Ese es nuestro mayor error como sociedad. Hemos olvidado nuestro poder dejando a la clase política la impunidad de hacer lo que quiere tras elecciones.

Tienes toda la razón, "salvo algunas cosas". Ha llegado nuestro momento. Sabemos que fuera de este país tenemos un futuro, ¿por qué no intentamos luchar por conseguirlo en España?

De @antoniofraguas

Hay varias cosas que podemos hacer:

-Afiliados y simpatizantes de un partido político:
Exigir a vuestros dirigentes que cambien el partido, que cumplan con su programa electoral, que hicisteis vuestro y ayudasteis a defender. Y sí os ignorar, marcharos. Llenar la sede de carnets devueltos. Que vean que incumplir sus compromisos tiene un precio.

-Votantes:
Busca un partido que te represente, pero no lo evalúes por lo que te promete, hazlo por lo que ha hecho. Pero cuidado, tu parte no termina en el voto, después tienes la responsabilidad de controlarles para que cumplan con ese contrato que firmaron contigo. Y si lo incumplen, no vuelvas a votarles. Vota porque estes de acuerdo, no porque sea el menos malo. No lo olvides, con tu apoyo cualquier proyecto puede hacerse realidad si logra el suficiente número de votos.

-Ciudadanos:
¡Exigir! Es vuestro dinero el que usan nuestro gobernantes. Quejaros si no estáis de acuerdo. Y aquí, amigo Fernando, es donde tocan tus líneas: "No os conforméis, levantad del sofá, de la mesa del ordenador (además, lleváis el smartphone en el bolsillo) y hacer algo nuevo, dadle vueltas, ser emprendedores políticos. ¿Cómo puede ser que a estas alturas, y con la que nos están dando, nadie haya decidido sacar un nuevo rival para los partidos de siempre? (Lo hay, tu mismo lo has mencionado antes)  ¡Iniciativa ciudadana! Democracia llevada al extremo. Pensareis ¡buah! Eso es imposible… Pensando así no hubiera habido revolucionarios nunca, no hubiera existido Mandela (salvando las distancias) ni ningún otro se hubiera atrevido a cambiar lo establecido.

Espero, amigo mío, que las cosas mejoren. Pero eso, depende de nosotros.

Un abrazo,

Jorge Muñoz Checa

No hay comentarios:

Publicar un comentario