31 de diciembre de 2012

¿Y quién no quiere ganar un tanque?

La culpa de esta pequeña entrada es de Raquel (no daré más detalles por sí sale mal) que me ha dado la idea al leer un tweet suyo.


Quizás sea la esperanza, las ganas de sonreír o la confianza en este mundo, algo imperfecto, pero hoy quiero escribir estas líneas con ilusión y buenos deseos. Acostumbrado a darle a la tecla para quejarme y protestar hoy es un buen día para sonrojarse y mirar al futuro de pie, confiado y con una sonrisa por bandera.

Porque aunque las cosas se pongan negras, aprendimos de Giosuè que al final todo no es más que un juego. Un juego donde todos ansiamos llegar a los 1000 puntos y quedarnos con  el tanque que nos prometieron.

Que guardias, pijamas de rayas o llantos no pueden hacernos tirar la toalla. Porque las dificultades son más suaves cuando los que te quieren y aprecian están cerca tuyo. 

Así que, este 2013 que comienza, y al que tenemos tanto miedo, recordar cada mañana miraros a la cara, cantaros ese buenos días princesa/príncipe y comeros el año.

Porque, aunque no lo creas, con una sonrisa entre las mejillas nos hace estar cada día más cerca de los 1000 puntos. ¿Y quién no quiere ganar un tanque?
Feliz 2013



No hay comentarios:

Publicar un comentario