14 de abril de 2012

El espíritu de 1813

El año que viene se cumplen 200 años de la liberación de la Ciudad de Zaragoza. Una ciudad que entre 1808 y 1809 vio morir ante sus muros y entre sus puertas a más de 60.000 almas. Una ciudad reducida a la miseria, arruinada económicamente y con la mitad de sus edificios destruidos.  Después de 1809 quedo en pie el honor pero el  resto estaba casi todo arrasado.


Fue esa ciudad la que supo salir adelante. La que desde el fondo de la mayor miseria y dolor logro incorporarse, sin prisa pero sin pausa. Porque sus habitantes decidieron, entonces, olvidar sus discrepancias y sus sufrimientos para arrimar juntos otra vez los hombros. 

El nuevo enemigo a batir ya no hablaba francés, ni disparaba sus fusiles. Y para liberar Aragón y Zaragoza sus armas dejaron de ser cañones, sables o fusiles, les sustituía su ímpetu, sus ganas de salir adelante y de recuperar para esta tierra el esplendor que antes tuvo.

Es curioso que los mismos que durante 8 meses bombardearon,  minaron y asaltaron la ciudad también, durante la ocupación tricolor, se unieran en esa nueva batalla a la “crisis”

¿Fuimos capaces de plantarle cara a Felipe II, a Napoleón y vamos a permitir que esta crisis termine con nosotros?

Ya lo hemos hecho, ya hemos superado crisis peores estando todos unidos, dejando nuestras diferencias (políticas, religiosas o económicas) en el arcén.


Que 2013 no sea solo el bicentenario de la Liberación de Zaragoza, sea también el año de la liberación de los zaragozanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario