12 de diciembre de 2011

La Banda Municipal

Conforme se acercan las fechas navideñas son tradicionales los conciertos navideños. El pasado sábado tuve la suerte de acudir, bajo el frío y la niebla, al ya tradicional concierto de Navidad que la Banda Municipal de Gallur interpretaba en la iglesia de la localidad.

Gallur, esa pequeña localidad de la ribera del Ebro asediada por una N-232 sin desdoblar que cada año cuesta la vida a algún vecino de la localidad, o de las cercanas, que permanece sitiada entre el Ebro y el Canal Imperial de Aragón tiene la fortuna de contar con la banda municipal más antigua de la provincia de Zaragoza y, en mi opinión, una de las mejores.

Es una banda formada por músicos en su mayoría de la localidad, de 3000 habitantes, donde se ha apostado por la formación musical y cultural.

Escuchando el concierto empecé a reflexionar y llegu a la conclusión que en mi ciudad, Zaragoza, alardeamos de ser una supuesta ciudad cultural y realmente somos una ciudad donde reina la incultura.

Presumimos de lo que todas las ciudades tienen. Hemos querido ser ciudad de congresos (como toda capital de provincia de este país), ciudad de las tres culturas (como toda ciudad, pueblo o pedanía de España), ciudad romana (como las ciudades de media Europa) y Capital Cultural (en serio, lo demuestra el Teatro Fleta, el ballet de Zaragoza, La banda Municipal de Zaragoza, la Orquesta Sinfónica de Zaragoza, el Espacio Goya, el Museo de los Sitios de Zaragoza y nuestra capacidad para destruir todos los restos arquitectónicos que encontramos).

Creo que va siendo hora de empezar en esta ciudad unas políticas culturales de verdad, fuera de los grandes faustos y cutreríos subvencionados. Aún están a tiempo señores políticos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario